miércoles, 9 de febrero de 2011

La "Señora del cielo" descendiendo al páramo.



Hace un tiempo, dándome una vuelta por los bellos y recios parajes de Lidón vi un tremendo pájaro que estaba posado en una paridera semiderruida.

De golpe al ver su gran tamaño pensé que se trataría de algún buitre pero al enfocarlo con mis prismáticos rápidamente me di cuenta que se trataba de la Señora del Cielo, el Águila Real. Estaba allí posada en medio del páramo sabedora de que nada, ni nadie le podía amenazar ni siquiera el pesado del cuervo que osaba tirarle alguna pasada para echarla de su habitual posadero.

Consigo acercarme con el coche, y tras bajar intento aproximarme a pie, ella me lo permite, hasta se da el lujo de dirigir su mirada hacia otro lado para seguir oteando su cazadero. Parece sabedora de su poderío y poco a poco me voy acercando para contemplarla en todo su esplendor: cabeza amarillo-tostada con plumas encrespadas, cuando te mira fijamente entiendes como se debe sentir la presa cuando la mirada frontal de un gran cazador se clava en tu cuerpo; porta un pico potente y ganchudo afilado por los fríos vientos esteparios que parece cortar el viento, junto con unas marcadas comisuras labiales que le dan un aire de  sonrisa mientras te observa. Además hace gala de unas fuertes garras preparadas para dar caza a la presa que se presente.


Tras regalarme unos maravillosos minutos de observación, llega un momento que la cazadora hace un amago, se queda detenida como tomando impulso y me dedica unos segundos, pareciéndome decir que allí no tenía nada que hacer, tras esta pausa da un pequeño salto hacía delante y se desliza por el aire hasta su siguiente posadero.

 

En estas parameras de estepa no hay mucho roquedo pero si hay buenos cazaderos típicos de “monte bajo” con mucho alimento (conejos y perdices) y ambientes tranquilos donde pueden ser las dueñas y señoras de grandes territorios. Encontrarla en atalayas tan accesibles no suele ser lo habitual, encuentros así se quedan grabados en la memoria.
 


Águila Real (Enc. SEO: Aves de España)


2 comentarios:

Ana Ubé dijo...

Un encuentro asi, escuchar su mirada y el fragor de su silencio... se hunde para siempre en el recuerdo...
AU

Javier dijo...

F. Javier Aguirre.
Sorprende la capacidad de observación del autor y la fuerza con que se narra el encuentro.
FJA